martes, 9 de marzo de 2010

ILUSION

No sé si es que hoy tengo un mal día, o que soy muy pesimista o que lo que ocurre es que no soy capaz de encontrar noticias buenas, para generarme positivismo o ilusión. Hasta ahora, todo lo que oigo, leo y veo, pinta realmente mal.

Por un lado veo un Gobierno desnortado, presidido por un optimista antropológico, en el que hoy un ministro dice que pintan copas y al día siguiente va otro y dice que no, que lo que pintan son bastos. Unos ministros débiles que hacen que la política exterior, la educación, la igualdad o la vivienda, hagan aguas por todos lados. Un presidente que ayer aparece en la Televisión Española diciendo que se siente responsable de las personas que han perdido el empleo porque "no supo prever la crisis". Ese presidente que repite hasta la saciedad que en el próximo trimestre ya vamos a salir a flote, pero es incapaz de aplicar medidas contundentes, limitándose lisa y llanamente a que pase el tiempo, que las cosas mejoren por si solas y que de este modo llegue a las próximas elecciones en buena situación.

Por otro lado veo a una oposición que no sale de una guerra para meterse en otra, salpicada por la corrupción y dirigida por un hombre ambiguo, que o no quiere o no es capaz de plantear medidas concretas. Me quedo con la sensación de que lo que le interesa a la oposición es que este país se hunda aun mas para poder ganar las elecciones y gobernar. Y, claro, así es imposible llegar a ningún pacto de estado.

Delante de este ineficaz gobierno, de una no menos eficaz oposición, y de unos sindicatos paniaguados del gobierno, nos encontramos con un desempleo que sigue creciendo y que ya supera con mucho los cuatro millones de parados. Nos encontramos con el escalofriante dato de 172.000 empresas que han cerrado. Nos encontramos con un déficit público descomunal. Nos encontramos con una banca que no hace fluir el crédito. Nos encontramos con una inminente subida de impuestos que será un lastre para el crecimiento y la generación de empleo. Nos encontramos en definitiva con una situación económica lamentable y sin visos de poder recuperarse a corto y medio plazo.

Si miro hacia la Justicia, su panorama es desolador. Además de la ya tradicional carencia de recursos, medios materiales e infraesctructuras modernas, nos encontramos con una Adminsitración politizada como nunca estuvo hasta ahora. Nos encontramos con un Consejo General del Poder Judicial que ayer exigía a Zapatero y a los políticos, el máximo respeto a su independencia. Nos encontramos con unos jueces que se zancadillean los unos a los otros para defender esos intereses políticos. Nos encontramos con un manifiesto de 1.400 jueces que salen a la palestra reclamando esa independencia judicial. Nos encontramos con unos Fiscales que, al depender jerárquicamente del Gobierno, en unos casos actúan de un modo y en otros, en razón del color político, actúan de otro. En definitiva, en vez de estar en un "estado de derecho", en España se está derivando peligrosamente hacia el "derecho del Estado".

Si pongo la vista en la educación que habría de ser clave para el futuro de nuestros hijos, las cosas tampoco pintan nada bien. Tenemos unos programas educativos manipulados por intereses políticos. Tenemos a unos profesores desencantados y sin ninguna autoridad en las aulas. Tenemos una gran pérdida del nivel educativo con un importante índice de fracaso escolar. Tenemos unas universidades cada vez mas mediocres y con unos programas educativos muy alejados de las necesidades que las empresas demandan (no en vano la cuarta parte de los licenciados universitarios o están en desempleo o trabajan en actividades que nada tienen que ver con los estudios que realizaron).

Por si fuera poco este desolador panorama, amanecemos con un frio horrible y con titulares tales como "el invierno mas duro del siglo no da tregua". Amanecemos también con la noticia de otro terremoto en Turquia y con informaciones relativas a que los tres terremotos habidos están relacionados y que se espera otro de mayores dimensiones aun. O sea, que además de todo lo malo que tenemos en el ruedo económico y político, ni tan siquiera podemos ponernos al sol para calentar un poquito, o dormir tranquilos por la incertidumbre de que un nuevo terremoto puede alcanzarnos.

Como decía al principio ¿es que yo tengo un mal día? ¿es que soy muy pesimista? o ¿es que las cosas están realmente tal mal como se pintan?. En fin, espero que la primavera llegue pronto, que los brotes verdes empiecen a salir y que podamos empezar a ilusionarnos nuevamente.

5 comentarios:

  1. No, no tiene Vd. un mal dia. Lo que ocurre es que a los ciudadanos se nos dan pocas cosas que generen ilusión. Muy al contrario sólo se nos ofrece miedo, incertidumbre, inseguridad, e incluso mentira.
    Pero, es lo que hay
    Carlos Suárez

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el panorama es más que lamentable. Pero hay que mantener la ilusión y la esperanza, que dicen que es lo último que se pierde...

    ResponderEliminar
  3. Están las cosas como para tener ilusión. Pero si dan ganas de llorar con lo que está pasando. Sólo hay un culpable: el inutil gobierno que nos lleva a la ruina.

    ResponderEliminar
  4. Aunque pueda sonar místico y la risa, tan necesaria para la salud mental aflore en alguna cara con el pensamiento "este de donde se ha caído", daré mi parecer...

    Los días buenos o malos los hacemos nosotros mismos, en nuestro interior, y esos cúmulos de noticias deprimentes que vemos en los diferentes medios de comunicación, nos pueden llegar a manejar emocionalmente e influir nuestros pensamientos más lógicos... qué poder el de los medios de comunicación, un día llenan las portadas de los períodicos con la goleada de nuestro equipo, con lo cerca que se está de la vacuna contra el cáncer y todo parece alegre, el mundo es una maravilla y de todo se hace una lectura menos mala... pero el día que no paran de bombardearte con noticias de paro, terremotos, corrupción, caciquismo, delincuencia, cambio climático, etc... el mundo parece una auténtica mierda... y hasta aquí puedo leer, como decían en el 1,2,3... el método para conseguir vencer tanto condicionante externo, es una búsqueda personal.

    La música puede ser una buena vacuna contra estos males...

    Fito - La casa por el tejado

    Ahora si, parece que ya empiezo a entender
    Las cosas importantes aquí
    Son las que están detrás de la piel
    Y todo lo demás....
    empieza donde acaban mis pies
    después de mucho tiempo aprendí
    que hay cosas que es mejor no aprender.

    El colegio poco me enseño.....si es por esos libros nunca aprendo a:

    Coger el cielo con las manos
    a Reír y a llorar lo que te canto
    a Coser mi alma rota
    a Perder el miedo a quedar como un idiota...

    Raro!! .... no digo diferente digo raro!!
    ya no sé si el mundo está al revés
    o soy yo el que está cabeza abajo

    Saludos y ánimo!!!

    ResponderEliminar